Etiquetas de las proteínas

Aspectos a tener en cuenta:

Debes revisar el tipo de proteína que contiene, debido al riesgo que suponen las alergias alimentarias como alergias a la soya, a la proteína del huevo (ovo albumina) o la proteína de leche (caseína).

El aporte de proteína debe ser al menos de 30 g por porción para hablar de suplementación.

Es muy importante que revises cuál es el tamaño de la porción en gramos y cucharas medidoras, ya que el análisis nutricional y la cantidad de consumo de producto se hace con base en la porción recomendada, no sobre 100 g como en muchas ocasiones.

Ejemplo: Si la porción que se recomienda en la etiqueta es de 50 g (que corresponde a dos cucharadas medidoras) y tú solo requieres de 25 g, debes adicionar a tu bebida una cucharada medidora.

Quien determina cuántos gramos de proteína de más debes consumir es tu nutricionista o médico deportólogo, por lo que debes buscar siempre la asesoría de un experto antes de iniciar la suplementación.

Debes asegurarte según tu objetivo, cuál es el aporte de calorías que requieres con este suplemento.

Esto significa que si tu objetivo es ganar masa muscular y peso debes escoger proteínas que te aporten como mínimo 400 calorías, para que esto ocurra debes tener aporte de carbohidratos y un pequeño porcentaje de grasa.

Por el contrario, si solo quieres aumentar el tamaño de tus músculos sin aumentar abruptamente de peso, debes elegir una proteína de máximo 250 calorías.

Los carbohidratos que debe tener una buena proteína deben ser de asimilación lenta y asimilación rápida para cubrir las demandas energéticas durante y posterior al ejercicio.

Por ejemplo, deben contener maltodextrinas, palatinosa (asimilación lenta) y fructosa, sacarosa o dextrosa (asimilación rápida).

Asegúrate que la grasa que contenga las proteínas sea libre de trans y grasa saturada, que son las grasas más perjudiciales para la salud. La suma de todas las grasas no deberá superar el 10% del valor diario.

El aporte de sodio de las proteínas es generalmente elevado, si las quieres consumir debes cerciorarte que no sufras de problemas de presión arterial, enfermedad renal o retención de líquidos; y debes disminuir el aporte de sal de la dieta diaria.

Revisa que tu suplemento de proteína esté libre de organismos manipulados genéticamente, si los contiene, tienen que estar descritos en el empaque.

Si eliges un suplemento de proteína baja en calorías, debes revisar que tanto el aporte de azúcares y carbohidratos totales esté por debajo de 10 g en la porción.

Escrito por Mónica Martínez Osorio. Nutricionista dietista U de A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Hola! ¿Quieres saber más sobre nuestros productos o tener una asesoría personalizada? Hablemos por WhatsApp.